logo
Siguenos en:
f
f
t
 
   
PUBLICACIONES - NOTICIAS DE ACTUALIDAD ECONóMICO FINANCIERA

Blockchain: ¿adiós a los auditores?

Blockchain es una tecnología que permite la transferencia de datos digitales con una codificación muy sofisticada y de una manera completamente segura. Sería como el libro de asientos de contabilidad de una empresa en donde se registran todas las entradas y salidas de dinero; en este caso hablamos de un libro de conocimientos digitales. Pero, replica watches además, contribuye con una tremenda novedad: esta transferencia no requiere de un intermediario centralizado que identifique y certifique la información, sino que está distribuida en múltiples nodos independientes entre sí que la registran y la validan sin necesidad de que haya confianza entre ellos. Una vez introducida, la información no puede ser borrada, solo se podrán añadir nuevos registros, y no será legitimada a menos que la mayoría de ellos se pongan de acuerdo para hacerlo. Junto al nivel de seguridad que proporciona este sistema frente a hackeos, encontramos otra enorme ventaja: aunque la red se cayera, con que solo uno de esos ordenadores o nodos no lo hiciera, la información nunca se perdería o el servicio, según el caso del que hablemos, seguiría funcionando. 

ECONOMÍA DE CONFIANZA En términos técnicos, la transformación que está generando en la economía ha dado surgimiento a lo que se conoce como ‘economía de confianza.’ Las consecuencias para la contabilidad, la auditoría y los contadores son importantes.

Ello conduce a facilitar contratos inteligentes y a crear eficiencias mediante remover los intermediarios legales y financieros en un acuerdo contractual: "La cadena de bloques está asumiendo el rol de confianza y proveedor de transparencia. En la ‘economía de confianza’ en la cual los activos de una compañía o la identidad y reputación en línea de los individuos se están volviendo crecientemente tanto valiosas como vulnerables, este último caso puede ser el más potencialmente valioso de la cadena de bloques hasta la fecha"

Ello significa muy buenas noticias para los procesos de contabilidad, control interno, aseguramiento y seguridad de la información financiera: se dispone de una tecnología mejor, más segura, más confiable, y más veloz para el procesamiento seguro de la información, minimizando los riesgos de seguridad cibernética. Pero también una muy mala noticia para los auditores (y revisores fiscales): como desaparecen los intermediarios, su accionar profesional llega a su fin. El ‘guardián’ de la información financiera de la economía de la confianza ya no son los auditores externos (contadores públicos) sino la tecnología de la cadena de bloques.

Para referirse a lo mismo, otros prefieren utilizar la expresión ‘controladores de negocios’: Las transacciones típicamente involucran a varios participantes, como compradores, vendedores e intermediarios (como bancos, auditores o notarios) cuyos acuerdos y contratos empresariales son registrados en controladores de negocios. Una empresa típicamente utiliza varios controladores para realizar el seguimiento de la propiedad y la transferencia de activos entre los participantes de sus múltiples líneas de negocios. Los controladores son los sistemas de registro (SORs) para las actividades e intereses económicos de una empresa.

Los controladores de negocios utilizados hoy en día tienen muchas deficiencias. Son ineficientes, caros, no trasparentes y están sujetos a fraude y uso incorrecto. Estos problemas se originan desde sistemas centralizados, basados en la confianza y de terceros, como instituciones financieras, cámaras de compensaciones y otros mediadores de las actuales organizaciones institucionales .

Los sistemas de control centralizados y basados en la confianza generan cuellos de botella y retrasos en los acuerdos de transacciones. La falta de transparencia, como también la susceptibilidad a la corrupción y al fraude, dan lugar a disputas. Es caro tener que resolver disputas y la posible revocación de transacciones o proporcionar un seguro para las transacciones. Estos riesgos e incertidumbres contribuyen a perder oportunidades de negocio.

Ante ello la solución es la cadena de bloques, entendida como una red distribuida de tres tipos de redes de controladores digitales:  controladores centralizados, diseñados para controlar el flujo de información y control operativo desde un único punto central; controladores distribuidos, que reparten la carga de trabajo de computación a través de los múltiples nodos de una red; y controladores descentralizados que permiten que los nodos tomen decisiones de procesamiento y computación independientes sin importar lo que los otros pares de nodos puedan decidir. En conjunto conforman lo que se denomina la ‘red blockchain.’








© 2014 - Optimize Consult Corp.
Desarrollado por: Marca & Mercado